Contribución:
Mgter. María Fernanda García
EAT – CONAE
Ing. Agr. María Paula Álvarez
Lic. Geog. Natalia Raptópulos
Infraestructura de Datos Espaciales (IDECOR)


15 de abril 2020.

Las emisiones de gases de efecto invernadero han disminuido y la calidad del aire ha mejorado en diferentes partes del mundo, a raíz de las medidas de aislamiento social establecidas por los gobiernos frente a la pandemia de COVID-19.

Numerosos estudios revelaron una fuerte caída en las emisiones de los contaminantes debido a la cuarentena extrema. En esta nota compartimos algunos de estos estudios sobre ciudades argentinas y otras grandes ciudades del mundo. Y por último, te indicamos cómo elaborar tu propio mapa de contaminación.

Se respira un nuevo aire en nuestras ciudades

En nuestro país, destacan los mapas realizados por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), que mediante el uso de datos satelitales, muestran la disminución de los niveles de contaminación atmosférica por dióxido de nitrógeno (NO2) en los grandes centros urbanos de Argentina. Esto, debido a la menor circulación de tránsito y de emisiones de la industria (1).

El NO2 es un contaminante atmosférico que se produce a pocos minutos de que el monóxido de nitrógeno (NO), emitido por la quema de combustibles fósiles y biomasa, es liberado al aire. Por esta razón se lo asocia al tránsito vehicular, aéreo y numerosas actividades industriales. Principalmente genera impactos en la salud de la población a nivel de sistema respiratorio. Además, guarda relación con el calentamiento global.

Imagen 1 – Dióxido de Nitrógeno en la atmósfera de Buenos Aires, en fechas pre y post Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. Fuente: CONAE

En el caso de Buenos Aires se observa en color marrón oscuro la mayor abundancia de NO2 en los centros urbanos de CABA y Conurbano bonaerense durante las fechas previas a la cuarentena (13 y 16 de marzo) y una drástica disminución en las fechas posteriores (20 y 23 de marzo).

Estos mapas, muestran a partir de una escala la densidad de NO₂ (medida en micromol por metro cuadrado – 𝜇mol/m2 -) en la tropósfera, es decir en los primeros 10-12 km de la atmósfera desde el suelo. Los cambios de los valores de NO₂ fueron detectados por el sensor TROPOMI a bordo del satélite Sentinel-5P de la Agencia Espacial Europea (ESA).

“Estas determinaciones representan la acumulación instantánea de NO en toda la capa troposférica, expresada en mol/m2, brindando un panorama de la distribución de los contaminantes atmosféricos sobre el territorio, pero sin posibilidad de distinguir su comportamiento o perfil vertical en los primeros 10-12 km de altura. Así, es importante aclarar que estos productos no dan información de concentración de esta especie química en la superficie, por lo que no pueden utilizarse para determinar si los niveles de NO superan o no los límites establecidos por legislación, que en cambio deben evaluarse con equipos de monitoreo en superficie”, explica María Fernanda García Ferreyra, experta en calidad de aire de la Unidad de Emergencias y Alertas Tempranas de la gerencia de Vinculación Tecnológica de la CONAE.

Imagen 2 – Mapas de Promedio de Dióxido de Nitrógeno en la atmósfera de la ciudad de Córdoba, Rosario, Tucumán y Mendoza, de las tres semanas previas y posteriores al Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. Fuente: CONAE

EPara el caso de Córdoba Capital, el Centro de Investigación y Transferencia en Ingeniería Química Ambiental (CIQA), dependiente de la UTN, en cooperación con la Municipalidad de Córdoba, cuentan con datos de calidad de aire provenientes de sensores de monitoreo ubicados en el centro de la ciudad (Casona Municipal, esquina La Rioja y General Paz).

En un trabajo publicado en sus redes sociales, muestran que el aislamiento social preventivo redujo el flujo vehicular en el centro de la capital cordobesa y con ello, disminuyó el nivel de óxidos de nitrógeno medidos en la casona Municipal. Esta disminución concuerda con la disminución de NO2 observada desde el espacio con el sensor TROPOMI en toda la tropósfera.

Imagen 3 – Calidad Ambiental de la ciudad de Córdoba. Fuente: CIQA

Impacto ambiental en el mundo

De igual modo, podemos ver el impacto ambiental de las medidas de confinamiento, en grandes ciudades del mundo. Un ejemplo de ello es el estudio publicado por la Agencia Espacial Europea (ESA) realizado en colaboración con el KNMI (Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos), que muestra los datos obtenidos por el sensor TROPOMI a bordo del satélite Sentinel-5P de Copernicus.

En su desarrollo se consideraron las concentraciones de dióxido de nitrógeno entre el 14 y el 25 de marzo de 2020 en comparación con la concentración media mensual desde 2019. Dichas imágenes, muestran un notable descenso en las concentraciones de dióxido de nitrógeno sobre ciudades europeas como Madrid, París y Milán.

Claus Zehner, responsable de la misión Sentinel-5P de Copernicus para la ESA, señala: “Las características específicas de Sentinel-5P, con su alta resolución espacial y la capacidad de observar gases traza con mayor precisión que otras misiones de monitorización de la atmósfera, permiten generar estos datos únicos sobre concentración de dióxido de nitrógeno desde el espacio”.

Imagen 4- Concentración de dióxido de nitrógeno sobre Italia, antes y después del confinamiento preventivo. Fuente: ESA

Nuestro país vecino de Chile, también se dispone de estudios que muestran cambios significativos en la calidad del aire, a partir de las medidas restrictivas que afectaron la movilidad.

Un trabajo realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que utiliza datos provistos por el Sistema de Información Nacional de Calidad del Aire (SINCA) de Chile, muestra a partir de gráficos, un notable descenso de monóxido de carbono y material particulado en el aire del área metropolitana de la capital chilena.

El 18 de marzo el Gobierno de Chile declaró el estado de catástrofe y desde entonces, han cerrado escuelas y fomentado el teletrabajo. Desde el 26 de marzo el área Metropolitana de Santiago se encuentra bajo cuarentena obligatoria.

Imagen 5 – Monóxido de carbono diario en 2020 relativo a 2010-2019 – Región Metropolitana de Santiago de Chile. Fuente: BID

Cómo elaborar tu propio mapa de contaminación

Como mencionamos anteriormente, el sensor TROPOMI a bordo del satélite Sentinel-5P nos brinda información crucial para realizar este tipo de análisis de la contaminación del aire debido a las actividades humanas.

Hay diversos portales para acceder a dichos datos y la plataforma de Copernicus es el lugar oficial para descargarlo. De todos modos, la plataforma libre Google Earth Engine destaca en forma notable por su practicidad y posibilidad de comparar series temporales y descargar la información para procesarla y elaborar tus propios mapas en un SIG de escritorio.

El sitio especializado GIS&Beers comparte un script de ejemplo  para descargar y modificar según el área de estudio y demás variables de interés. La nota Cómo montar mapas de contaminación ante el Coronavirus, nos enseña el paso a paso de cómo realizarlo en Google Earth Engine.

En IDECOR utilizamos el script para generar los resultados que compartimos en el siguiente mapa del departamento Capital de la Provincia de Córdoba (Imagen 6). Haciendo un análisis de los promedios de períodos pre y post aislamiento obligatorio, se puede observar una disminución importante en los niveles de NO2 a partir de la reducción del tránsito vehicular y probablemente la disminución de la actividad industrial.

“Para la interpretación de los datos de estas especies atmosféricas es necesario considerar las condiciones meteorológicas presentes en la región. Así, debe evaluarse si la detección de NO2 en un área puede corresponderse a la cercanía a fuentes de emisión o en cambio al transporte y dispersión en la atmósfera. Por otro lado, la presencia del dióxido de nitrógeno y otros contaminantes también está supeditada a procesos químicos”, indico María Fernanda García Ferreyra, de CONAE.

Imagen 6 –Densidad de la Columna Troposférica de NO2 en Dtop. Capital, Córdoba.  Fuente: Elaboración propia IDECOR, Ing. Agr. María Paula Álvarez

Observar estos cambios indefectiblemente nos lleva a reflexionar sobre el impacto de nuestras actividades en la calidad del aire. Sin embargo, la responsable de la agencia de la ONU encargada de velar por el medio ambiente, Inger Andersen, explica que este impacto es solo temporal.  Esto nos convoca a pensar en la necesidad de construir una economía más sostenible que funcione tanto para los humanos como para el planeta en general.

Si te interesa desarrollar el análisis que realizamos para la ciudad Córdoba, en tu localidad o aglomerado urbano, y necesitás que te ayudemos o simplemente querés compartir los resultados, escribinos a [email protected]cba.gov.ar.

——————

(1) Por acceso a estos mapas y material técnico-descriptivo, puede comunicarse con Atención al Usuario de CONAE ([email protected]conae.gov.ar), para conocer mayor información sobre sobre su utilización y distribución.


Categorías: Novedades